Este sábado he participado en una actividad del campus para alumnos del MBA de ESADE, reconocida como una de las 4 mejores escuelas de negocio del mundo  en 2010 según BusinessWeek .

Se trataba de incluir entre los estudiantes  – unos 80 – distribuidos  en grupos  a 7 directivos  con reconocida experiencia y éxito profesional que han vivido procesos de innovación y cambio desde una posición en la que podían tomar decisiones.

En mi papel de directivo contestaba las preguntas de los alumnos sobre el tema.

Ha resultado una actividad muy interesante. Entre otras cosas por  la potencia de las preguntas. En Coach definimos cómo pregunta potente aquella que permanece durante el tiempo y tiene  un poder de descubrimiento  transformador.

Estos alumnos ya apuntan buena madera para la innovación. Porque han mostrado lo fundamental:  una curiosidad extraordinaria.

Son jóvenes, listos, saben lo que hacen y saben lo que les cuesta un MBA en una de las mejores escuelas de negocios de Europa.

Estos  futuros MBA en pocos años liderarán, tendrán  poder, ya son los directores generales de las empresas  y organizaciones del futuro cercano, porque quieren ahora y porque estarán  preparados para ser.   Si continúan así estamos en buenas manos.

Y vuelvo a casa con la sensación de haber recibido más de lo que he dado, por lo que desde aqui, les doy las gracias.