El pasado viernes 22 de junio se celebró por segundo año consecutivo el Día de la Oficina en Casa, promovido por Microsoft y apoyado por numerosas empresas e instituciones, entre las que se encuentran el Ministerio de Industria, Energía y Turismo y once comunidades autónomas.

Los datos que esgrime la compañía para fomentar la generalización del teletrabajo son elocuentes:

  1. El 62% de las organizaciones europeas cree que es importante ofrecer los beneficios de trabajar de forma flexible para atraer y retener el talento.
  2. El 73% de los empleados consideran que sus vidas mejorarían gracias al trabajo flexible.
  3. En Microsoft se ha registrado un aumento de la productividad entre sus trabajadores gracias a la flexibilidad laboral y un descenso de los gastos fijos de la compañía de hasta un 25%. Un ahorro muy considerable.
  4. Cada mes unas 170 empresas empiezan a usar el cloud computing.

A ello podemos añadir que:

  1. Sólo el 26% de los trabajadores tiene la opción de trabajar desde casa de vez en cuando (datos de OpenMart).
  2. En 2013, la mitad de los trabajadores de la Unión Europea lo harán desde su casa (dato de la consultora IDC).
  3. En la celebración del Día de la Oficina en Casa de 2011 se calcula que se evitó la emisión de 2.000 toneladas de CO2 (Microsoft). En un solo día.

La facilidad de acceso a las TIC (Tecnologías de la Información y la Comunicación), que hoy en día requiere una inversión mucho menor que hace unos años y se encuentra al alcance no sólo de las grandes compañías sino también de las pymes, abona el terreno para la flexibilización laboral que propone Microsoft. La futura implantación de la banda ancha de cuarta generación puede suponer el empujón definitivo.

Sólo hace falta cambiar la mentalidad de algunos empresarios que no acaban de ver claro cómo sus empleados pueden ser tanto o más productivos si trabajan desde sus casas. Para ello, es necesario reorientar a objetivos y no primar el cumplimiento de un horario rígido. Algunos argumentos que pueden contribuir a ver el teletrabajo con mejores ojos son los siguientes:

  1. Una mejor predisposición de los trabajadores, que sin duda alguna estarán más motivados (ahorro en tiempo y en costes de desplazamiento, conciliación de la vida laboral y familiar, autogestión del tiempo…).
  2. Aumento, por lo tanto, de la productividad y reducción del absentismo.
  3. Un ahorro considerable por parte de las empresas, sobre todo en energía.
  4. Unos beneficios inestimables para el medio ambiente.
  5. Un incremento notable del conocimiento y del uso de nuevas tecnologías (Internet, cloud computing, aplicaciones diversas, dispositivos móviles…) por parte de los empleados, lo que conlleva contar con un personal mejor formado y con más competencias, algo sin duda muy positivo para la empresa.

En referencia a este último punto, precisamente hace unos días publicamos aquí un post sobre las herramientas que acostumbramos a utilizar para celebrar una reunión en remoto. Un pequeño ejemplo de todos los frentes que domina un teletrabajador.