Un artículo publicado por highenergyexecutive.com  y recomendado por la ICF, me ha sorprendido por la claridad de su planteamiento  respecto a la utilidad del coaching ejecutivo.  Especialmente en el planteamiento del ámbito de actuación:

”El coaching ejecutivo no se centra exclusivamente en el desarrollo y el desempeño de un alto cargo de una organización, se ocupa  también del equipo y la organización. Es útil como herramienta para fomentar el desarrollo, el crecimiento, la mejora de la curva de aprendizaje, mejorar la satisfacción laboral, trabajar las relaciones interpersonales, aumentar la conciencia de uno mismo y aumentar el rendimiento,  entre otras muchas razones.”

En el post citado se enumeran 5 factores clave para la efectividad del coaching ejecutivo además del enfoque inicial que ya he comentado. En este enlace podéis acceder al resto del artículo.

Por lo tanto, estamos de acuerdo en que la actuación del entrenador personal  no debe limitarse a una sola persona para ser efectiva. En las organizaciones su  cultura, la relación entre las personas, entre los distintos equipos y los líderes; también forman parte fundamental del proceso de coaching,.  En mayor o menor medida un enfoque sistémico es imprescindible.